17 de agosto de 2014

La vida de Adèle (Abdellatif Kechiche)


Cartel de la película
Voy a hablar, por primera vez en el blog, de una película que no está actualmente en cartelera, "La vida de Adèle". Lo hago porque de hace ya un tiempo, tengo muchas menos ocasiones de poder disfrutar del cine, y porque esta peli, sinceramente, me ha gustado mucho y me apetece poder escribir mis impresiones sobre ella.

"La vida de Adèle", cuyo subtítulo es "Blue is the Warmest Color" (el azul es el color más cálido, que viene a ser como una especie de oxímoron), está basada en una novela gráfica, "Le bleu est une couleur chaude" de Julie Maroh que ha cosechado muchos premios. Al igual que su adaptación al cine, que se ha llevado premios allá por donde se ha proyectado, teniendo su culmen en el festival de Cannes del año pasado, donde fue premiada con la Palma de Oro, el mayor galardón que puede llevarse una película.

Está dirigida por Abdellatif Kechiche, un autor franco-tunecino que sólo conocían en Francia hasta el éxito de esta película. Sus dos actrices protagonistas son las figuras más importantes sobre las que se sustenta la producción. Sobre todo, sobre la joven actriz Adèle Exarchopoulos, que se marca un papelón impresionante y lleva el peso de toda la historia. Su partenaire es la actriz Léa Seydoux, más experimentada y conocida, que también hace una interpretación excelente.



Adèle Exarchopoulos interpreta a Adèle
Durante sus tres horas de metraje nos muestra a la joven Adèle, desde su despertar sexual en su adolescencia, a su final, el cual no quiero entrar en detalles para no desvelar nada. En su etapa en el "pre", que debe ser algo así como un curso preuniversitario en Francia, Adèle comienza a tener serias dudas sobre su sexualidad que se complican aún más al conocer a Emma, una chica lesbiana, algo mayor que ella y que se caracteriza por llevar el pelo de color azul.

El sentimiento de Adèle hacia Emma es irrefrenablemente apasionado. Hacía mucho que no sentía en una película ese sentimiento de amor pasional que nos transmite la joven actriz Adèle Exarchopoulos que es quien suele llevar la iniciativa con Emma en todos los pasos que dan a la hora de fraguar su relación. Es muy hermoso comprobar en esta historia, el amor que llega a sentir esa joven hacia Emma, un amor que Emma jamás podrá igualar y que sospecho, nunca llegará a conocer en toda su dimensión.

Adéle rompe con muchos convencionalismos en su vida y sacrifica otros tantos aspectos para poder estar con Emma. E incluso, "da saltos al vacío" dando una sensación de temeridad que sólo puede dar el "amor verdadero". Como cuando, con 18 años se sumerge sola por los locales de ambiente Parisinos para buscar a una desconocida que ni siquiera sabe que pueda estar allí, ni su nombre ni nada de nada.

Léa Seydoux interpreta a Emma, la chica del pelo azul.
Y es que Emma en todo momento hace daño a Adèle, aunque no sea su intención. Aunque simplemente vaya a visitarla a la salida de su centro educativo, ahí ya la está haciendo daño en cierto sentido. Y provocando (sin quererlo) que la joven Adèle se enfrente a sus amigas para negar una supuesta homosexualidad que le atribuyen.

Creo que la manera de mostrar ese amor que Adèle siente por Emma es lo más bonito de la película. De hecho, es lo más bonito que he visto en mucho tiempo en el cine, diría que en años (aunque actualmente tampoco veo demasiado cine). Disfruté mucho con esta película por el modo en que ese personaje se entrega al amor y por el especial modo de transmitirlo de su actriz protagonista.

Las escenas de sexo son, evidentemente, una parte importante de la historia. Es cierto que están bastante subidas de tono, pero creo que están perfectamente integradas en la historia y destacan y nos sumergen en una relación, cuya base principal es su enorme pasión. Mostrar esa tremenda pasión, irremediablemente nos lleva al sexo. Un sexo sin ningún pudor cuyas escenas están muy bien rodadas y son muy agradables de ver.

La puesta en escena de "La vida de Adèle" emplea muchos primeros planos, sobre todo en la primera parte de la historia, para ofrecernos interpretaciones muy sentidas. Se agradece, porque todo momento en el que Adèle Exarchopoulos aparece en pantalla, podíamos decir que la inunda y se disfruta mucho con ella. Puedo afirmar, sin temor a equivocarme, que ha nacido una estrella. Y esta chica dará mucho que hablar durante los próximos años, porque es buena... Y se nota.

Al final, el azul es el color más cálido.
En resumen, "La vida de Adèle" es una gran película que muestra y transmite una GRAN historia de amor con mayúsculas. Si tuviera que definirla con un solo adjetivo, diría que es apasionada. Especial mención a la actriz Adèle Exarchopoulos que hace un papel encomiable y muestra una actriz a tener en cuenta en el futuro. Es una película recomendabilísima, especialmente para aquel público al que le gusten las grandes historias de amor, esas que duelen y terminan en tragedia...