25 de mayo de 2015

Mad Max: Fury Road (George Miller)

Si hubiera alguien fiel a este blog, habrá podido comprobar que las dos primeras películas de "Mad Max" son para mí unos buenos referentes del cine de acción de la década de los 80. Si no lo sabes, te invito a escuchar mientras lees este post, un podcast cortito (de quince minutos de duración) que hice con mi gran amigo Deckard.

Ayer domingo fui a ver al cine "Mad Max: Fury Road". No esperaba nada, tan sólo pasar un buen rato, y disfruté de lo lindo... Desde el primer al último minuto... Con una acción trepidante que no cesa en toda la película, pero que tampoco cansa. Y me olvidé de Max. Simplemente gocé como un niño con una nueva peli de acción.



El viejo Max y el nuevo Max
Quizás el hecho de que haya visto demasiadas veces las dos primeras entregas de "Mad Max" (sobre todo la primera), y tenga el rostro de aquel joven Mel Gibson asociado a aquellas películas, me haya hecho desligar ésta como si fuese una historia de acción diferente. La diferencia de 30 años que se sacan (tooda una generación) también se nota. El caso es que "Mad Max: Fury Road" es una película muy trabajada bajo una apariencia simple por el hecho de que la acción que desarrolla se presenta, a priori, muy elemental. Y creo que esa aparente simpleza también viene condicionada por el hecho de que haya muy pocos diálogos durante el metraje.

Max las pasa "canutas"
 en esta cuarta entrega
El escenario característico de ese futuro post-apocalíptico son esas tierras yermas donde no crece ni una brizna de hierba que en inglés se denominan wastelands (páramos) y la civilización ha involucionado hasta prácticamente extinguirse y dar lugar a auténticos horrores como los que presenta esta gran cuarta entrega. Como ya he mencionado antes, el personaje de Max, interpretado por el gran actor Tom Hardy, no consigo vincularlo con el de las anteriores entregas, pero no me importa. Se añaden una buena cantidad de personajes que, ya sea por su estética (Inmortan Joe), ya sea por su carisma (Imperator Furiosa) consiguen hipnotizarme y mantenerme pegado a la butaca las dos horas que debe durar esta frenética historia.

Los actores/actrices que dan vida a estos personajes me han parecido todo un acierto. Charlize Theron me ha enamorado en su personaje de una mujer que ha prometido un paraíso verde a las jóvenes que transporta en esta frenética huida. El personaje de Nux, interpretado por Nicholas Hoult, siempre dispuesto a inmolarse por la causa y con una motivación nunca vista antes por mí como espectador en una pantalla de cine y, sobre todo, ese villano encarnado por el mismo actor que interpretó al mítico "Toecutter" en la primera entrega, Hugh Keays-Byrne, que en ésta da vida a "Inmortan Joe" y que quiero pensar que fue aquel loco de la primera que consiguió sobrevivir y acabó derivando en lo que vemos, un auténtico horror de personaje (para nuestro disfrute)

Y como no podían faltar, todo tipo de vehículos, todos con una estética muy de futuro post-
apocalíptico que van y vienen por la pantalla de manera espectacular, gracias sobre todo al fabuloso montaje que tiene de Margaret Sixel, editora de los filmes de George Miller en los últimos 20 años. Todo en la historia es consumido rápidamente como la vertiginosa sensación de velocidad que pretende transmitir pero, si te paras un poco y observas, compruebas que tras esas trepidantes escenas de acción que pasan a toda velocidad por la retina hay un profundo trabajo de "ingeniería espacio-temporal" que creo que es la mayor fortaleza de este magnífico largometraje.

Imperator Furiosa
El otro punto destacable, a mi parecer, es como muestra el director a esta "civilización" decadente de un modo tan similar a nuestra propia sociedad que asusta un poco y creo que invita a reflexionar. Si, habéis leído bien, creo firmemente que "Mad Max: Fury Road" invita a reflexionar al espectador sin necesidad de grandilocuentes diálogos y mediante un 90 por ciento de secuencias de acción pura y dura

Resumiendo, "Mad Max: Fury Road" no es, ni mucho menos, un largometraje para todos los públicos. Quien sepa dónde se mete, "Mad Max: Fury Road" le va a enamorar. Si tengo que definir esta peli con un solo adjetivo, la calificaría de trepidante. No voy a compararla con la anterior trilogía porque considero que son diferentes y, quien sabe, quizás las antiguas saldrían perdiendo en la comparación...