17 de abril de 2016

El cine fantasma (by Nino): XVI.- Closer To God

Closer to God
"Érase una vez, un hombre llamado... Víctor" (by Nino)
@CinecomioWall

Los científicos tienen la capacidad de solucionar o responder a las grandes cuestiones y problemas de la humanidad, a través del estudio y la experiencia de sus investigaciones. Pero, también existe el debate ético de lo que es correcto o puede resultar un fracaso de los métodos acometidos para llegar a dicho resultado.

La escritora Mary Shelley indagó en profundidad en uno de los mayores enigmas de todos los tiempos, la vida humana y los extraños mecanismos por los que un individuo podría llegar a convertirse en una especie de dios, devolviendo el aliento a la carne putrefacta o cigótica. De ahí, mucho se ha escrito desde el siglo XIX sobre seres que vuelven de la tumba, o de hombres de ciencia que son cuestionados por sus oscuros proyectos con la muerte. Y la imaginación de la literatura para engendrar nuevas criaturas de la nada.



Esta pequeña producción del cine independiente norteamericano, recuerda que un doctor en la replicación de embriones llamado Dr. Víctor Reed consiguiera que (con la oposición moral de muchos de sus compañeros y ciudadanos), el Hombre alumbrase una vida nueva a través de la reproducción en un laboratorio de genes igualmente humanos. Y el ambiente generado en la población, cuando los medios se enterasen de dicha noticia. ¿Es justo o diabólicamente degenerado este extremo revolucionario?

La respuesta parece estar de moda en estos momentos cinematográficos de nuevos estrenos y está alambicada también en el argumento de la película "Closer to God", por un director y concienzudo guionista indagando en la clonación humana de fetos y sus posibles repercusiones para la vida del ciudadano contemporáneo. Si bien, alejado de la trama física o victoriana de Frankenstein y por tanto, de un terror monstruoso que, en esta ocasión, apuesta por el suspense metafísico y psicológico.

Esta resolución empírica tan polémica y la contradicción filosófica entre creador y criatura o moderno Prometeo, se ha mantenido intacta hasta la actualidad de la investigación genética, y seguirá permaneciendo en nuestra desconocida conexión neuronal hasta el final de los días. La respuesta no es tan sencilla como puede parecer a priori, pues los condicionamientos sociales y el pensamiento individualizado producen una confusión conceptual y personal. Miedo y responsabilidad, quizás, un nuevo comienzo.

Estar cerca de Dios, si existiera, es reflexionar sobre motivaciones ideológicas y culturales de un hecho que cambiaría nuestra concepción del mundo y de nosotros mismos. Y la necesidad intrínseca de proteger a los más débiles, los niños de los actos que pudieran ser un perjuicio en su mente aún sin evolución y de su futuro pensamiento adulto.

Así, esta interpretación realista y actual del mito, evoluciona en sentido universal y explícito hacia los valores personales entre la ciencia y la religión o ética, que tuvo su repercusión en los ambientes festivaleros del Fantastic de Austin en un lejano ya, 2014.

Jeremy Childs
El actor Jeremy Childs como ese Víctor más razonable, se mete con eficacia en la piel de un
veterano investigador obcecado, y además productor de este experimento o vuelta de tuerca al monstruo de su colega embrionario, ejecutor de la creación devuelta a la vida, con un guion destinado a hacer pensar al espectador del propio director Senese. Closer to God es también su primer largometraje tras la cámara de esta obra de una ciencia ficción más cercana de lo que pensamos, basada en la realidad o un futuro próximo.

Establece una atadura embrionaria y libre, con la novela de Mary Shelley, aunque un desarrollo diferente en el concepto filosófico y la responsabilidad de los protagonistas al traer a la vida a un nuevo ser, y el doctor Víctor rinde un pequeño homenaje a los investigadores que practicarían su conocimiento en el filo de la ética médica y genética.

Un apunte curioso es que el actor Childs, participara con su segundo filme "La Última Fortaleza", en su tardía andadura profesional en la interpretación, que continúa con proyectos de escaso presupuesto. A meditar, por parte de los jóvenes de hoy.

Y dónde alguno de sus componentes puede ejercer también varias responsabilidades, como Josh Graham actuando y produciendo parte de unos correctos pero humildes efectos especiales, que abordan la situación más con conversaciones profundas, que con el reflejo efectista de esos filmes sobre Frankenstein de Paul McGuigan, o la monstruosidad de aquella pantomima interpretada por De Niro y el engendro titulado I, Frankenstein... ¡qué mala suerte con la criatura, x amor de D.!

Su director es Billy Senese nacido en la musical ciudad norteamericana de Nashville, es autor de un par de prestigiosos cortometrajes titulados Intruders y The Suicide Tapes, e hijo de una animosa población con el movimiento cristiano o la concepción natural. De tal forma que algunos críticos aprovecharon para cuestionar sus divagaciones sobre la religión, como instrumento de rechazo a las investigaciones científicas de esta índole. Cuando la clonación humana se convierte en un caballo de batalla mediático para la discrepancia ciudadana y los medios de comunicación, otras apuestas intentan controlar las estimaciones científicas con la fe, o significativamente en la actualidad, la visita histórica con un indeciso monstruo de dos cabezas.
El reparto se complementa agradablemente con figuras, poco conocidas al igual que el protagonista principal, pero que realizan un trabajo interesante como Shelean Newman o Shannon Hoppe, y algún nombre como David Alford que aparecía en cintas como Stoker. Por supuesto, siempre presente la idea o Elizabeth.

Trailer de "Closer to God"

Finalmente Closer to God recaba buenas críticas en los círculos aficionados al scifi, con este mezcla de drama social y filme de terror, más un freno estético necesario y formalidad de guion, que la emparentaban con otras modernas como Proxy o Errors of the human body. Y otras películas míticas sobre la derivada "prometeica". Pero, su entorno es menos oscuro que la unión de aquellos trozos corporales, "Cerca de Dios" inquieta al espectador con su profundidad y realidad, manteniendo a raya la acción desmedida de la leyenda del monstruo y socavando su fuerza bajo el hechizo de un oscurantismo científico y real. Buenas actuaciones y alguna sorpresa en un guion basado en el suspense y la psicología de los personajes. Sin ser una obra notable, es fiel a los elementos culturales que le rodean y se deja ver con agrado.