16 de abril de 2011

El efímero Lazenby y la última de Connery

007: Al Servicio Secreto de su Majestad (1969)

Al Servicio Secreto de su Majestad
La sexta película de la saga es más o menos lo mismo que las dos anteriores, con la particularidad de que el agente 007 es, por primera vez otro actor, en concreto George Lazenby, que no está mal interpretando al agente secreto, pero no es lo mismo...

Dirigida por Peter Hunt, en la que sería su única película en la saga, nos sigue contando la lucha entre James Bond y Blofeld (el Nº1 de Spectra), esta vez se marchan a los Alpes y tienen escenas de acción en la nieve. En esta película, James Bond se acaba casando y creo que es de las más largas en cuanto a duración. El malo es Telly Savalas (más conocido como Kojak), que interperta al Nº1.

No está nada mal y es recomendable para los que les guste esta saga y no hayan visto aún la película.





        Diamantes para la Eternidad (1971)


Diamantes para la Eternidad
Dirigida por Guy Hamilton. En su última misión, Sean Connery se enfrenta contra el contrabando de diamantes y acaba llegando a... Blofeld (el Nº1) que ha vuelto a hacerse una operación de cirugía y es otro actor diferente. Hay dos malos que creo que deben ser homosexuales, porque cuando 007 acaba con ellos hace uno de sus famosos chistecitos postmortem que da esa sensación (cabe recordar que en estas películas, hasta los 80, aprox., Bond se liaba a guantadas con las mujeres cosa fina), pero bueno... Supongo que habrá que contextualizar la película en su época.

Por esta película, Sean Connery se embolsó 2 millones de dólares pa'la saca, convirtiéndose en el actor mejor pagado por aquel entonces. Fue nominada al Oscar al mejor sonido.

En resumen, "Diamantes para la eternidad" me parece una película bastante floja y mucho me temo, que a partir de entonces, sólo una película lograría alcanzar el listón que marcaron las películas de James Bond en los años 60.