23 de septiembre de 2011

El árbol de la vida (Terrence Malick)




"There two ways through life: the way of nature and the way of grace. You have to choose which one you'll follow..."

"Hay dos maneras de vivir la vida: la de la naturaleza y la de la gracia. Y has de elegir cual de las dos vas a seguir.."

Así comienza "El árbol de la vida", la última película que he visto en los cines y que llevaba ya tiempo esperando para verla. He de decir que no me va a resultar nada fácil hacer un análisis de una película tan compleja y grande, tan grande como la vida misma... Pero voy a intentarlo.




En primer lugar, quiero aclarar que no es una película "al uso" como el 90% de las películas que abarrotan las salas de cine. "El árbol de la vida" no sigue una estructura en tres actos y, si preguntas a alguien recién salido de la sala de cine de qué va la película, posiblemente no sepa que contestar. Siendo lo más sintético posible, podría decir que esta película trata sobre la vida de una familia de Texas en los años 50 y muestra su nexo con la Naturaleza/Universo/Dios que para Terrence Malick son lo mismo.

Brad Pitt encarna al padre duro y opresivo,
aunque por amor hacia sus hijos
También hay que añadir que, para poder ver esta película en su plenitud, estaría bien conocer algo de la obra de Malick, o al menos saber "de qué palo va este tío", ya que es un filósofo metido a director de cine y su obra destaca por el lirismo de sus imágenes (casi todas sus películas han recibido premios por su fotografía, y ésta, posiblemente, se lleve al menos el óscar a la mejor fotografía) y por ser muy conceptuales y metafísicas. Si nada de esto te gusta, deja de leer este análisis y no vayas a ver esta película, ya que no te va a gustar nada. Sin embargo, si te gusta este tipo de cine conceptual, esta película te va a noquear.

"El árbol de la vida" comienza mostrándonos que hay dos modos de vivir la vida: el de la naturaleza y el de la gracia, y después nos explica que "la gracia no busca complacerse a sí misma, acepta ser menospreciada, olvidada e insultada, y que la naturaleza sólo busca complacerse a sí misma, que los demás la miren... Y encuentra motivos para ser infeliz aún cuando todo brilla a su alrededor". Estos dos caminos opuestos representarán a la madre y al padre de Jack O'Brien (siglas de Job), personaje que siente culpa por la trágica muerte de su hermano.

Jessica Chastain representa a la figura de la madre,
tan absolutamente idealizada que, en algún momento,
llega incluso a levitar


Jack, al igual que hace su madre en un tiempo pasado, busca respuestas mediante conversaciones cosmológicas que todos nos hemos hecho alguna vez de uno u otro modo. Podría entenderse como pidiéndole a Dios que le explique, que le guie. Se preguntan el porqué de su infelicidad ante terribles tragedias y Malick nos muestra todo brillando a su alrededor y nos remite a minúsculas motitas de polvo en el espacio y en el tiempo. Es en este momento de la película, cuando entendemos como espectadores que no somos "el todo", que somos casi invisibles.

Esta película representa el cine de Malick que es un cine lírico, de una gran belleza visual (merito de Emmanuel Lubezki), con una estructura discontinua en forma de retazos de vida que se aleja de las estructuras narrativas que consumimos habitualmente y con hermosos planos de la Madre Naturaleza (incluyendo a los hombres) que, en mi opinión, para Malick son la representación de Dios en contraste con los humanos, que somos seres pequeñitos y casi insignificantes comparados con ella.

Sean Penn representa a Jack en su edad adulta,
haciéndose preguntas e intentando encontrar
la paz consigo mismo




En este punto, es donde encuentro un aspecto negativo de la película, y es en el hecho de que en "El árbol de la vida", Malick se "pasa" de trascendental y llega al punto de resultar confuso, por ejemplo, en el final que no voy a relatar para no destripar nada de la película. De todos modos, este "punto trascendental" de Malick también le sirve para tener la osadía de mostrar al espectador quién es Dios, dónde está y que representan  cada una de las personas que forman la humanidad en el espacio y en el tiempo.


Yo creo que "El árbol de la vida" se contempla como una obra de arte con momentos maravillosos, más que una maravillosa película en conjunto. Pero a pesar de los altibajos, pienso que de aquí a 50 años, esta película será recordada como una de las grandes de la época actual, sólo por todo lo que representa. Dificilmente sería abarcada una obra así, si el director no fuese un megalómano.

Pase lo que pase, la vida sigue su curso...
Nada permanece quieto
Entiendo que en una sala de cine donde estabamos unas 20 personas, al final de la película sólo quedasen unas 7 u 8. "El árbol de la vida", como ya he dicho antes, no es una película al uso. Pero no por ello, debe calificarse de pedante, como si fuese una película de David Lynch. "El árbol de la vida" es una película que se entiende muy bien, con la que cualquiera de nosotros nos podemos sentir identificados en un momento u otro y su único delito es que no cuenta una historia concreta, como los thrillers o las comedias románticas. De hecho, aplaudo a Brad Pitt, ya que haber producido esta película me parece un acto de valentía ya que está claro que iba a ser criticada desde el primer momento.

En resumen, "El árbol de la vida" es una película difícil de ver, y que quizás guste a muy pocos espectadores (posiblemente, sólo a los cinéfilos), pero está claro que a esos poquitos que les guste les va a encantar y les va a dejar "flipando en colores". Es cine concebido como arte y es a eso a lo que aspira.

Y termino con otra frase de esta película:
"The only way to be happy is to love. Unless you love, your life will flash by"
"La única manera de ser feliz es amando. Si no amas, tu vida pasará como un destello"




Fuente de donde he sacado las imágenes:  Filmaffinity