5 de enero de 2012

The Artist (Michel Hazanavicius)



Precisamente en este momento en el que estamos siendo invadidos por multiples plataformas con la posibilidad de ver películas y videojuegos en 3D, donde los actores son sustituidos por seres creados con CGI y donde el cine digital impera ya en casi todas las salas... Es precisamente ahora cuando llega "The Artist", que como las grandes películas, se planta frente a estas innovaciones con una película muda y en blanco y negro... ¡Con dos Coj****!

Éste es el mayor gusto que me ha proporcionado esta maravillosa película, entre tantos otros... Ver como, justo enfrente de la sala donde se proyecta la última película con tecnología 3D y personajes diseñados con CGI, se encuentra "The Artist" llena de todo tipo de espectadores que salen felices y contentos sesión tras sesión, me recuerda cómo y porqué comenzó a gustarme el cine y qué necesita una película para ser especial. En mi opinión, "The Artist" representa "eso" que conozco como la magia del cine. Esa magia que ha hecho soñar a mucha gente y por la que este arte es tan popular.



Sólo hace falta echar un vistazo a las críticas que ha recibido esta película por los diversos festivales que ha pasado o el aluvión de premios que lleva cosechados para darse cuenta de que "algo tiene que tener" para que una película así haya encandilado a medio mundo, y es que "The Artist" es una película muy especial por diversas razones.

Jean Dujardin y Bérénice Bejo
interpretan los dos papeles protagonistas
En primer lugar, porque es una película única. "The Artist" es de otro tiempo, representa otra etapa de la historia del cine y otros modos de interpretar, escribir y realizar... También otro tipo de público (por eso, esta peli resulta tan "blanca"). Es algo así como un experimento y al mismo tiempo un sentido homenaje a esa época. Pero no sólo es eso, además, ha conseguido aunar los gustos de un gran número de espectadores, desde los más cinéfilos -a quienes esta película les encantará-, hasta los más casuales -que la disfrutarán y saldrán de la sala con una sonrisa de oreja a oreja...

A todo esto se le suman unas interpretaciones sensacionales, muy acordes con las interpretaciones de aquella época (el personaje de George Valentin me recuerda muchísimo a Douglas Fairbanks), una fotografía muy cuidada, una ambientación excelente y una música que comentaré un poco más adelante, pero ya os digo que es fabulosa... Recuerdo que hace años solía ponerme la película "Cantando bajo la lluvia" cuando estaba con el estado de ánimo un poco bajo, pues bien, ésta película funciona exactamente igual que la obra maestra de Stanley Donen, ¡incluso tratan de lo mismo!.

John Goodman interpreta al productor Al Zimmer,
que sacrifica a su estrella George Valentin
para adaptarse a los nuevos tiempos
Y es que la historia de esta película cuenta el traumático salto del cine mudo al cine sonoro para algunos actores. En cuestión, el protagonista de la película sufre en sus carnes el "drama" de pasar de ser un actor de éxito a ser olvidado, contentándose con recordar su glorioso pasado, algo que recuerda mucho a ese personaje de Gloria Swanson en "El crepúsculo de los Dioses" de Billy Wilder. Todo lo contrario de lo que le ocurre a Peppy Miller, cuya carrera asciende con el cambio... Una historia muchas veces vista y que no pasa de ser un divertimento si no fuese, precisamente, por el modo en el que está hecha.

Esta secuencia es fabulosa...
Las interpretaciones en "The Artist" son muy importantes para meternos en la película. Jean Dujardin está perfecto en el papel de George Valentin, adaptándose perfectamente a esas interpretaciones características del cine mudo, y a la vez, mostrando los matices dramáticos de su personaje, y todo esto, transmitiendo una sensación enorme de carisma con una sonrisa perfecta que, en mi opinión, debe de ser muy difícil de sacar. La misma sensación que tuve al disfrutar de la mirada de la hermosa Bérénice Bejo, cuya interpretación me parece también mágica, destacando la elegante secuencia donde simula estar abrazada a un hombre mediante su brazo y un perchero. Los actores secundarios, John Goodman, James Cromwell o Penelope Ann Miller, muestran una vez más su saber hacer, metiéndose a la perfección en sus respectivos papeles de productor de los años 30 (con puro en la boca incluido), comitiva de la estrella o esposa amargada (por estar con una estrella de cine). Por último quiero destacar hasta el perro, cuya "interpretación" me dejó boquiabierto. La mejor "interpretación canina" que he visto en toda mi vida...

La música tiene un papel muy importante en "The Artist". Al ser una película muda y al querer llegar a todo tipo de público, el director ha querido crear una música que al mismo tiempo que nos recordará como se veían las películas de antaño, tuviera una función descriptiva. Así, la excepcional banda sonora de Ludovic Bource es muy variada y podemos identificar perfectamente los leitmotivs de cada personaje, ayudándonos a reconocerlos fácilmente y a saber quién habla, cuando y con qué estado de ánimo. Al mismo tiempo, los más cinéfilos seguirán encontrando guiños musicales de diversas películas míticas en la historia del cine. Hay que reconocer que la jugada les ha salido perfecta, y no me extrañaría nada en absoluto que Ludovic Bource saliese con el Oscar a la mejor banda sonora bajo el brazo el próximo 26 de Febrero, porque es de lo mejorcito de esta excepcional película. Los silencios, en esta ocasión, también pertenecen a la banda sonora y son brutales. Desde mostrar el aplauso silencioso de una sala de cine durante un estreno, hasta un intenso momento dramático... Cuando la música desaparece en "The Artist", te cagas en los pantalones (perdón por la vulgaridad).

"The Artist" es la gran favorita
para llevarse el Oscar a mejor película este año

Por último, quiero destacar la cantidad de premios que lleva acumulada esta película a lo largo del 2011 y que la sitúan como la máxima favorita para llevarse el Oscar a la mejor película este año. Por todos los festivales que ha pasado, se ha llevado algún premio. Hasta el día de hoy, "The Artist" se ha llevado: Premio al mejor actor en el festival de Cannes, Premio del público en el festival de SanSebastián, mejor música en los premios del cine europeos, etc... Y lleva cosechados 5 premios a mejor película en los círculos de críticos de las distintas ciudades importantes de los Estados Unidos, termómetro para saber quién se puede llevar el Oscar este año. Además, está nominada a 6 Globos de Oro que entrega la prensa extranjera de Los Angeles.

En resumen, "The Artist" es un canto de amor al cine y un gran homenaje que gustará tanto a cinéfilos como a un público que no esté acostumbrado al cine mudo y en blanco y negro, ya que es una película muy fácilmente digerible que te alegrará para el resto del día después de haberla visto. Considero que es una película muy arriesgada en su concepción. Su director, Michel Hazanavicius apostó por gustar a todo el mundo haciendo algo diferente con el riesgo de caer en un fiasco brutal, pero la jugada le ha salido redonda. Si tuviera que calificar esta peli con un sólo adjetivo, diría que es única, ya que algo así no volverá a repetirse.

Recomendada para cinéfilos, para neófitos, para los gordos, para los flacos, para los altos, para los bajos, para los que ríen, para los optimistas, para los pesimistas, para las familias, para los románticos... ¡Para todos!.