6 de febrero de 2014

Los Orígenes del Cine (IV): Alexander Promio






En la tercera entrega, nos quedamos en el gran éxito que supuso el cinematógrafo Lumière y el kinetoscopio de Edison en la sociedad de occidental a finales del Siglo XIX. En esta cuarta entrega hablaré de los primeros coletazos de una industria que aún estaba en pañales. Nos vamos a España en 1896...

Tras las primeras proyecciones de los Lumière, el cinematógrafo hace su presentación en sociedad en diversas ciudades europeas y de los Estados Unidos. Su popularidad eclipsa los demás artilugios inventados por los demás y se expande más rápido que la pólvora. Los hermanos Lumière se vieron entonces sobrepasados y tuvieron que contratar los servicios de operadores de confianza que filmasen más escenas para ofrecer un mayor catálogo. Los cinematógrafos nunca eran vendidos, sino que la empresa Lumière ponía el operador y el material filmado a cambio de una parte de los ingresos de la exhibición.



Muchos de estos operadores, viajaron por todos los países , recogiendo las primeras imágenes filmadas de lugares tan dispares como Palestina, Nueva York o incluso una corrida de toros filmada en mayo de 1896 por el operador Francis Doublier y que no he podido encontrar por la red.

En sus inicios, los programas con las diferentes películas solían exhibirse en los barracones y ferias ante un buen número de gente. Los operadores, se encargaban de registrar nuevas vistas y al mismo tiempo, proyectar las películas filmadas, con lo que el cinematógrafo se extendía rápidamente.

De estos años, podemos encontrar por Youtube un buen número de interesantes documentos gráficos que nos muestran cómo eran las ciudades por aquel entonces. Valga éste de la ciudad de Nueva York como ejemplo:



Debido a la cantidad de documentos visuales que muestran diversas actividades o ciudades del mundo, yo voy a centrarme en España, donde los operadores de los Lumière llegaron a comienzos del año 1896. Es muy probable, que las primeras imágenes que capturó un cinematógrafo, fuesen realizadas por un operador llamado Francis Doublier.

Placa conmemorativa de la primera exhibición cinematográfica
Esta placa, conmemora
la primera exhibición
 cinematográfica
 en Madrid
Posiblemente, Doublier fuese el primer operador de cine en pisar España, y de las primeras filmaciones que hiciese, estaría una corrida de toros con un matador llamado Luis Mazzantini. Siempre he oído que el primer registro filmográfico en nuestro país es "Salida de Misa de doce del Pilar de Zaragoza" rodada por Eduardo Gimeno Correas el 11 de Octubre de 1896, pero no es cierto. Más adelante hablaré de esta filmación.

Pues bien, Francis Doublier ya ofreció una interesante exhibición cinematográfica en las fiestas de San Isidro (15 de mayo) de ese mismo año (como indica la placa conmemorativa de la izquierda), donde mostraba interesantes filmaciones como "Maniobras de la artillería en Vicálvaro" o "Salida de los alabarderos de Palacio". Esta exhibición cinematográfica, se realizó en el hotel Rusia de la Carrera de San Jerónimo de Madrid, y se proyectaron también otras reconocidas filmaciones hechas por los Lumière. (Cabe destacar que posiblemente fuesen unas copias "pirata", ya que Doublier es probable que filmase con un cinematógrafo de la competencia)

Si nos remontamos un poco más atrás en el tiempo, descubrimos que, en Abril de 1896, un operador (presumiblemente Doublier) rodaba una procesión de la Semana Santa de Sevilla que es lo más antiguo que he podido ver filmado en España por la red. Disfrutad de estas interesantísimas imágenes.



De todos modos, en la página Cervantes virtual, redactada por verdaderos investigadores del cine español, contempla los primeros rodajes y exhibiciones en junio de ese mismo año, y sitúa esta filmación un año después. Podéis consultar todas las filmaciones del cinematógrafo Lumière en un registro que podéis encontrar en este link:


Como indica la página Cervantes virtual, el verdadero operador de los Lumière aún estaba por llegar, y no iba a ser otro que el gran Alexander Promio, autor del primer travelling de la historia del cine. Todo un hallazgo técnico al servicio del cine. Este documento, de incalculable valor, fue filmado sobre una góndola en la inmortal ciudad de Venecia. Disfrutadlo:

"Panorama du Grand Canal vu d'un Bateau"


Cuando Alexander Promio llego a España, tenía 25 años, y era un jovencito pulcro con un sentido estilístico muy alto (a tenor de sus filmaciones "militares" en Madrid) y, sobre todo, cumplía a rajatabla las directrices de los Lumière... Estas directrices, se basaban en que absolutamente todas las filmaciones que se hiciesen, tenían que ser enviadas a Lyon, donde serían reveladas y listas para su proyección.

Es por esto, que estas filmaciones, rodadas con una cámara oficial de los Lumière, no pudieron ser exhibidas hasta ese Verano, en el cual pudieron proyectarse varias tomas de la ciudad de Madrid entre las que se incluye este bello documento de la Puerta del Sol en el año 1896:



Promio también rodó corridas de toros en junio de ese año, aunque no debió quedar del todo satisfecho de los resultados. Es muy probable que la única vista que tomó, "L'Arrivée des toréadors", forme parte de una serie que no fue considerada lo bastante buena como para figurar íntegramente en el catálogo. Pero los documentos que más ayudaron a dar fama al cinematógrafo en España, fueron una serie de filmaciones de carácter militar que tenían la venía de la reina María Cristina. Lamentablemente, no he podido encontrar por Youtube esas filmaciones, aunque podéis visionarlas en el documental "Los orígenes del cine en España" emitido por la 2 de televisión española.

Estas vistas militares, muestran una calidad a la hora de realizar la escena que otros operadores no poseían, pues Promio se preocupaba por una cierta composición y ofrecía unos puntos de vista de la cámara poco comunes para la época en la que estamos, por ejemplo, en "Distribution des vivres aux soldats", Promio nos muestra a los militares recogiendo la comida en un plano picado que ofrece una cierta expresividad (y un claro punto de vista).

Tras su paso por España, Alexander Promio realiza filmaciones de hermosos lugares y acontecimientos de lo más variado. Aquí podéis disfrutar de dos de sus innumerables filmaciones, aunque podéis encontrar bastantes más por Youtube:


"Las Pirámides" (1897)



O ésta otra de un partido de fútbol, quizás el video documental más antiguo de este deporte de masas.





Respecto a la "primera filmación de la historia en España", cabe destacar que fue una afirmación realizada por el historiador Carlos Fernández Cuenca, falangista y favorable al régimen de Franco, que no dudó en ofrecer como la primera filmación, un acto de carácter religioso con la patrona de España, la Virgen del Pilar. La realidad de este interesante documento es la siguiente:

Escultura de Eduardo Jimeno Correas
Escultura de Eduardo Jimeno
 en un parque de Zaragoza
Su director, Eduardo Jimeno Correas, se convirtió a posteriori en un importante empresario del sector de la
exhibición en Madrid, era también favorable al régimen franquista y, sobre todo, su padre fue de los primeros (que no el primero) en adquirir un cinematógrafo a los hermanos Lumière.

Los hermanos Lumière estuvieron durante un tiempo explotando un modelo de negocio en el cual ellos filmaban, revelaban y exhibían las películas filmadas. Pero el cine se expandió muy rápidamente, y en medio año, se vieron completamente sobrepasados. Además, habían surgido "competidores" por todas partes y tenían que cambiar su modelo si querían seguir dominando ese incipiente mercado. Así que, desde Mayo de 1896, los Lumière decidieron comenzar a vender sus cinematógrafos (eso sí, poco a poco).

Eduardo Jimeno Correas estuvo presente en una de las innovadoras exhibiciones que ofreció Promio en Madrid durante aquel mes de Junio, y rápidamente, se interesó por adquirir un aparato. Tras un largo proceso de gestión, posiblemente durante el mes de Agosto, les fue vendido un cinematógrafo Lumière a la familia Jimeno, y el vástago comenzó a rodar.

La conocida como primera película española: "Salida de Misa de doce del Pilar de Zaragoza" fue rodada por Eduardo Jimeno Correa el 11 de Octubre de 1896, precisamente a la salida de misa y podéis disfrutar de sus imágenes aquí abajo:

"Salida de misa de doce del Pilar de Zaragoza"

Estos documentos que reflejaban acontecimientos relevantes o al menos con un cierto atractivo, proliferaban en aquellos tiempos a lo largo de toda Europa, especialmente en Francia y Reino Unido y con una presencia de "cine de asunto" más equitativa, en los Estados Unidos.

Sin duda, los documentales eran las filmaciones estrella, pero, como habéis visto, el lenguaje cinematográfico comenzaba a asomar, porque era inevitable dar un punto de vista al grabar (veasé la filmación de Promio en un plano picado que aquí no he podido colgarla). Además, la técnica se iba desarrollando cada vez más (el travelling de Promio) y sólo faltaba que uno de los mayores genios que ha dado la historia del cine apareciera...

Para los que seguís esta interesante serie, prometí hablar del genial Georges Méliès... Y por supuesto que le dedicaré un monográfico a este fantástico director de cine que revolucionó el lenguaje cinematográfico hasta límites insospechados, pero eso es algo de lo que hablaré en una próxima entrega...





Fuentes: Cervantesvirtual.com y Pa lo que hemos quedao entre otras.