31 de enero de 2016

El cine fantasma (by Nino): V.- Spotlight

Spotlight. By Nino
"Caras y Cruces de la Noticia".
@CinecomioWall

Spotlight
Cartel de la película
El oficio de contar noticias a los demás, es tan antiguo como la existencia del arte, y por tanto también del hombre. Esa necesidad de narrar e investigar los sucesos relevantes en la sociedad, desde cualquier punto de vista, indagando en los oscuros y alambicados resortes de la conciencia humana y la capacidad de cometer los hechos más terribles.

Juan Nadie fue recuperado como objetivo de la prensa para cambiar los designios de una crisis cíclica que no tenía arreglo, desgraciadamente. El cuarto poder, siempre ha buscado su influencia o los poderosos su fuerza para relanzar o hundir a ciertos personajes públicos. Fue el caso de Gary Cooper en "El Secreto de vivir", la creación y caída de un imperio de la comunicación en "Ciudadano Kane", mantener en Luna Nueva a una de sus mejores profesionales, o utilizar todos los medios al alcance del reportero Douglas para conseguir una Primera Plana (sin morbo), cuando en realidad se convierte en un Gran Carnaval mediático. Mientras la Ciudad Duerme, Todos los Hombres del Spotlight estarán ojo avizor para conseguir la primicia de sus vidas.



Michael Keaton SpotlightSin duda una publicación se desvive por vender más ejemplares en los quioscos que mantengan su maquinaria en funcionamiento, pero el medio de comunicación persigue la noticia allá dónde se esconda buscando los datos necesarios, contrastando la información que manejan sus equipos de investigación para comunicar un hecho convertido en historia viva, o denunciar a los posibles implicados en delitos o crímenes. Por tanto, la prensa se convierte en un mecanismo de poder o una ayuda para los ciudadanos, y el correcto funcionamiento de las instituciones en nuestra sociedad.

Los creadores artísticos, también ahondan en la información, aunque utilizan estas noticias para intensificar un resultado y moldear una obra que indague sobre aquellas causas que produjeron e incitaron dicha actividad periodística. Como el propio Capra, Wilder  o Alan J. Pakula, el director de New Jersey, Tom McCarthy (guionista de algunas espléndidas películas como "Up") se fijó en la marejada ocurrida durante 2002. Más detalladamente, los hechos acaecidos bajo la archidiócesis de Boston, Massachusetts, con un guion compartido de Josh Singer que ha conseguido 6 merecidas nominaciones en los próximos premios Oscar´s de 2016, y no sólo por el magnífico trabajo cinematográfico, sino por las repercusiones en la actualidad y el esfuerzo de aquellos periodistas.

Rachel McAdams SpotlightClaro, es difícil ver una película sobre el periodismo y sus procesos internos, que no posea atractivos suficientes para los apasionados a dicho mundo y uno de los oficios más antiguos con su código deontológico para captar las historias eficiente y legalmente, o no. Ocurrió en el pasado con esos directores o más recientemente con el director David Fincher en "Zodiac", donde se mostraba el esfuerzo y las tretas para conseguir atrapar una amenaza social.

Las enfrentamientos, sin derramamiento de fluidos... a veces, rodea a los profesionales de distintos medios para hacerse con la exclusividad de la noticia, pudiendo producir un doble sentido de moralidad con los instintos de supervivencia del cronista. Y esto, se refleja de igual forma en esta última película, dentro de un tejido o redacción dedicada a la persecución del hecho lamentable de la pederastia y la ocultación de efectos producidos por los investigados, debido a la mediación de la institución eclesiástica, los poderes judiciales y, la falta de intuición de directores de periódicos que vieron la importancia de unos hechos tan peligrosos como sonrojantes o desmoralizares para los seguidores religiosos.

Liev Schreiber Spotlight


También actor de cierta relevancia, McCarthy (con las espléndidas "Vías Cruzadas" y "The Visitor") se percató del potencial de la historia y se propuso producirla con coste mínimo en localizaciones de Ontario en Canadá. Si bien para interpretar al equipo encargado de la investigación en el interior del periódico Boston Globe, denominado Spotlight, contaría con un grupo de profesionales contrastados en el mundo de la interpretación de primer nivel. Y el resultado, pulcro en cuanto a ambientación y post-producción, salta a la vista con un perfecto entramado y el trabajo de todos esos actores, encabezados por un Michael Keaton como jefe editor de la publicación, que potencia su regreso a la gran pantalla y mi aplauso. Un nivel adecuado a su calidad y profesionalidad en el cine.

Otro nombre luminoso, tapado por su carácter reservado y su particular idiosincrasia, sacaba a la luz (nunca mejor dicho) todo un mundo de suciedad a la sombra,  con víctimas anónimas o supervivientes de un acoso, que fueron descartados en el pasado por otro trabajo subterráneo e incompleto de un equipo llamado Metro. Pero, la luz volverá con denuncias por acoso y abuso sexual en manos de una élite de corrompidos en la fe católica, y los rostros de menores de edad que desaparecieron con el desgaste y el silencio, sin posibilidades de denuncia, por vergüenza o miseria familiar o personal de ante esos actos nauseabundos. Pues la edad de los vilipendiados, captados de barrios conflictivos con familias desestructuradas, aseguraban el silencio por miedo a represalias.

Mark Ruffalo Spotlight

Diversas bifurcaciones del argumento, llevan esta historia al conocimiento de la personalidad oculta de unos héroes, amantes de una comunicación más antigua que el propio cine, sacando en primera plana a costa de su continuidad un drama social, y observar día a día el funcionamiento de una redacción o los trámites de estos profesionales para captar el interés del ciudadano, acercarse al reportaje a pie de calle y tratar con los testigos para ahondar en la noticia con declaraciones de primera mano, o teléfono. Así, McCarthy sintoniza en austeridad con los elementos ambientales del periódico, en una producción meditada y clarividente del oficio, tal como deberían haber sido los comportamientos de curas viciosos, lejos de sus deseos y fuera de la ley de dios. O de los hombres de bien, sin importar otras cuestiones religiosas o metafísicas.

Credibilidad, gracias a unos actores en estado de gracia, grupo de elegidos para desbancar a la gloria y ganar el premio Pulitzer por su obra realmente benefactora con la sociedad de Boston y el mundo en general. En Spotlight vemos la corrupción instalada en las instituciones, en este caso, Iglesia católica, Justicia y ámbitos educativos o sociales; pero igualmente un retrato verídico de la prensa escrita y su trabajo como servicio público desarrollando una noticia enfangada en múltiples pozos de difamación y ocultación, que enraizaban en los cimientos del propio Vaticano.

Contra el abuso del poder, se manifiesta ese equipo Spotlight conformados por los jefes Keaton y John Slattery, y no menos el mayestático de carácter moderado, especial y papel para un Liev Schreiber inconmensurable en imagen y dicción. Contra el silencio abriendo las puertas a los perdidos en el tiempo, un trío de investigadores que prestigian la elaboración de la noticia y la labor de su profesión interpretativa, con Brian d´Arcy James, Rachel McAdams, o Mark Ruffalo siempre comprometido con su fuerza y efectivo en sus trabajos. Como de todo el reparto de secundarios perfectamente escogido.

Mientras que, por distintos rincones de la justicia esforzada, se encuentran los abogados comprometidos o sus tentáculos silenciados por el dinero, con Billy Cudrup o Stanley Tucci, con clase y pasión por desentramar la verdad. Más bien, desenterrar, porque aquella noticia tiene su repercusión actual con los abusos incomprensibles y condenables que nos golpean con violencia desmedida. Así como una labor imprescindible de la prensa de hoy, que algunos tratarían de manejar a su antojo para potenciar el poder en sus manos o silenciar, para acabar con la libertad de expresión. Dos hechos gravísimos, que dan cierto miedo.

Spotlight es una película de estructura sencilla sin grandes alharacas ni desviaciones estilísticas, una trama elaborada que se presenta con sorpresa y vítores de la crítica, ante las principales favoritas para los Oscar. Pero, simplemente esencial como la vida misma. Por su repercusión mediática, me uno a este equipo que lleva a sus componentes a primera página de la noticia. Eso lo veremos próximamente, objetivamente, el día 28 de Febrero.

¡Viva el cine y el periodismo de calidad!


Spotlight