16 de junio de 2011

George A. Romero (Parte I)



Hoy voy a hablar de un gran director de cine que, en muchas ocasiones, se infravalora bastante sólo por el hecho de que ha dedicado toda su vida a hacer películas de Serie B y con una temática muy concreta: películas de terror con muertos vivientes.

George A. Romero es un director de cine atípico. Atípico porque siempre se ha mantenido al margen de la industria, a pesar de que es un referente absoluto en el cine de terror desde que en 1968 creará una de las mayores obras maestras del cine de terror "La noche de los muertos vivientes" (The Night of the Living Dead). Atípico porque ha utilizado como instrumento para criticar a su sociedad  a los zombies y atípico porque sus películas dan la sensación de ser cutres y mal hechas y nada más lejos de la realidad... Es su modo de hacer cine.


Sin duda alguna, la película por la que este director será recordado para la posteridad, es "La noche de los muertos vivientes" considerada por muchos como una de las mejores películas de terror de la historia del cine y creadora del subgénero de zombies y del cine gore. Lo mejor de todo es que "La noche de los muertos vivientes" es una película con una mala iluminación, malas interpretaciones, una calidad de película bastante baja, debido a que fue rodada en 16 mm y posteriormente hinchada a 35mm, etc... Es decir, que su calidad no puede medirse en el aspecto técnico ni el artístico, su calidad viene derivada estrictamente de su calidad fílmica y (sub)cultural. Todo lo que creó George A. Romero en esta película, sigue vigente aún, 43 años después. Su modo de caminar, si te muerden quedas infectado, etc... Todo eso lo hemos visto en mil y una películas del género de terror, en miles de videojuegos... Sin ir más lejos, los cómics de moda de "The Walking Dead" siguen las reglas de Romero a "rajatabla", y todo, absolutamente todo eso, nació en esta pequeña gran película.
La noche de los
muertos vivientes

Pero "The Night of the Living Dead" nos dejó aún más cosas. Revolucionó el cine de terror, sentando las bases para un nuevo tipo de cine con un nuevo look visual más crudo, más natural, por así decirlo. Como un vehículo de denuncia social (algo que el director decía ignorar cuando hizo la peli, ya que coincidió con el asesinato de Martin Luther King). Muchos críticos entendieron que esta película tenía un mensaje contra el racismo, la guerra de Vietnam o la guerra fría. Además la película se atrevía a entrar de lleno en temas que eran tabúes en las películas como el canibalismo, la destrucción de la familia o la contemplación directa de la muerte, temas que, por otro lado, sólo una película que estuviera fuera del sistema, podía "tocar". El germen de inspiración para realizar esta película, según declaraciones de su autor, fue el libro "I am Legend" de Richard Matheson que ha sido adaptado al cine en un par de ocasiones.

"La noche de los muertos vivientes" se encuentra en el dominio público, por lo que puede ser descargada sin ningún problema.